La inspiración del diseño detrás de Kataix

Amalia Cubillos

Especialista en Innovación.
Gerente de diseño y desarrollo en Kataix Sea Airbag System.
Ex directora de Fundación Levantemos Chile.

Una de las cosas más importantes a la hora de emprender, en mi opinión, es buscar un rubro, una actividad, o incluso un elemento que te inspire. En mi caso, existe una estrecha relación con el mar, desde mis primeros años de vida, que me transporta a decenas de recuerdos.

Además, siento una responsabilidad enorme por protegerlo y cuidarlo, ya que siento que sin ese ecosistema el nuestro no es posible. Por eso me relaciono de forma tan estrecha con los pescadores artesanales, porque para mí ellos cuidan ese ecosistema sin explotarlo, y nos dan esa fuente de alimentación saludable como son los pescados y mariscos... Como dice Sylvia Earle, “sin azul no hay verde”, y eso es lo que yo creo.

Todos estos sentimientos y sensaciones me llevaron a trabajar en Kataix, un traje de supervivencia marítima para tripulantes embarcados. En conjunto con los pescadores diseñamos un traje que les permite trabajar cómodos pero a la vez seguros, pues la pesca es una de las ocupaciones más peligrosas del mundo, donde además la mayoría de pescadores no sabe nadar.

Frente a esta realidad, y de la mano de la innovación, encontramos la manera de integrar flotabilidad automática a la ropa de trabajo. No queríamos cambiarles un hábito, sino que se vistieran como siempre lo habían hecho. Por eso, la gracia de nuestro traje es ser muy simple, muy parecido a lo que siempre han usado. Es impermeable, los protege de la adversidad del clima y gracias a que cuenta con flotabilidad integrada, cuando una persona cae al agua, incluso si cae inconsciente, este dispositivo se infla de forma automática y es capaz de girar a la persona para liberar sus vías aéreas.

Todo el traje está pensado de forma integral en términos de seguridad, de color naranjo internacional con cintas reflectantes y luz automática, entre otros detalles, para facilitar la búsqueda haciendo que la víctima sea más visible en el mar. Flotar duplica el tiempo de supervivencia en el agua, sobre todo en climas fríos y eso es muy importante.

Creo firmemente que, para emprender con sentido, hay que estar en terreno, vivir esa misma necesidad que uno está tratando de resolver, compartir y empatizar con tu usuario. Ese entendimiento profundo sólo te lo va a dar la experiencia de estar en terreno. Estar en terreno, con tu usuario te da las bases y las herramientas para ver lo que realmente va a solucionar el problema. Eso fue lo que me pasó a mí con Kataix y lo que recomiendo hacer cuando se busca emprender.