Content Marketing para los negocios de hoy

Cristian Mackenna

Especialista en MKT y Comunicaciones.
Director Ejecutivo en El Definido, sitio web que destaca por entregar noticias positivas.

Vivimos en un momento de alta competitividad en el rubro de los negocios. Producto de la tecnología, las estrategias de marketing y publicidad han cambiado y hoy podemos utilizar nuevas herramientas para que nuestros productos o servicios puedan llegar de forma óptima a distintos públicos. Uno de ellos es lo que se conoce como Content Marketing o Marketing de Contenidos.

 

En palabras simples, se trata de la creación de contenido especial para entrar en contacto de forma más efectiva con los clientes actuales o potenciales. Esto, claro, amerita un esfuerzo mayor de identificación de ese público al que queremos llegar, porque aplicar una estrategia de estas características implica que estaremos hablándole específicamente a ellos y debemos ser lo suficientemente persuasivos para que nuestros mensajes sean recibidos de forma óptima y tengan el efecto que esperamos.

 

En este proceso de identificación de nuestro público, también debemos incluir variables muy importantes, como los canales por los cuales ellos se informan diariamente. Esto nos permitirá, por ejemplo, saber si sólo queremos realizar una campaña a través de Facebook o si queremos mezclar plataformas como Instagram y YouTube si es que nuestros clientes pasan más tiempo viendo fotografías o videos.

 

En la actualidad, el marketing de contenidos ha adquirido un valor mayor, principalmente porque los consumidores se han vuelto mucho más exigentes. Esto quiere decir que no se conforman sólo con lo que la marca les quiere decir en términos de los atributos del producto o servicio, sino que, y de forma mucho más importante, de qué manera ese contenido asociado a la marca les resuelve una necesidad puntual ante la cual necesitan una respuesta. Por esto es que implementar una estrategia de estas características amerita una preparación profunda.

 

A través de videos, imágenes, tutoriales, historias, uso de influencers o campañas específicas a través de redes sociales, entre muchas otras herramientas, es posible desarrollar una estrategia de marketing de contenidos que permitirá que nuestro negocio y marca también adquieran un estatus diferente. Esto, porque no solamente estaremos interesados en vender, sino que los consumidores serán capaces de ver que nos preocupamos de entender lo que les pasa y desarrollar productos adecuados para esas necesidades.

 

En un mundo de interconexiones, las posibilidades se amplían exponencialmente a la hora de poner en marcha una estrategia como ésta. Se pueden hacer interesantes mix de contenido orgánico y pagado, por ejemplo, que dé la sensación de que la marca está en el momento exacto en que los clientes lo necesitan. Y esa sensación de inmediatez es algo que, en los tiempos que corren, es altamente valorado por los clientes.